Mi compañero de entreno: “el viejillo”.

13124590_10209261960448780_9041836899635375230_n

Y para nada es algo peyorativo lo de viejillo. Es muy canario referirse a esas personas que ya pasados los setenta años irradian una energía que hace que los veas como alguien cercano, como de la familia. En su rostro suelen reflejar un serenidad del que ha pasado por todo y ha visto de casi todo, comprende que muchas cosas no las va a entender y lo asume, ya no tiene edad, tiempo,ni ganas para buscar el porqué de las cosas que pasan. “Vive y deja vivir” suele ser su lema.

Soy una persona tímida, pero mis padres me enseñaron que hay que ser educado y cuando te saludan debes de devolver el saludo. Así empezó todo con el viejillo… Continuar leyendo