Que no se apague el brillo.

 

ilusion

El otro día tenía la suerte de encontrarme con una persona con la que cada vez que hablo siempre aprendo algo.

Tuvimos ese tipo de conversación donde hablas de todo y de nada, pero después de despedirse me puse a pensar en una cosa que me había contado…

Me comentaba que hacía unos días había comenzado a practicar uno de sus deportes favoritos en un nuevo centro deportivo, donde el nivel de exigencia le había llamado la atención y eso le encantaba.
La forma en la que le brillaban los ojos cuando me lo contaba hizo que luego, de camino a casa, fuera dándole vueltas a la cabeza. Ver a alguien que peina canas, al igual que yo, con esa ilusión de chiquillo ante un nuevo reto me hizo reflexionar que… en la vida siempre tenemos que mantener la ilusión por algo.

Desde mi punto de vista, cuál es la causa por la que nos ilusionamos nos es tan importante como el hecho en sí mismo. Ese brillo en los ojos que todos tenemos cuando hablamos de algo que nos hace ilusión: empezar en un nuevo trabajo, aprender un idioma, viajar al lugar de tus sueños, quedar con alguien especial , etc.; es el que debemos mantener siempre.

En realidad las personas siempre tenemos algo que nos hace ilusión, pero parece que a medida que cumplimos años es como si no nos gustase que se haga evidente delante de los demás. Como si no quisiéramos que los demás supieran que hay algo que nos gusta y que es el foco de nuestra atención.

Si lo pensamos es un poco absurdo,  es justo cuando tenemos cierta edad el momento perfecto para ilusionarnos con lo que queramos porque somos conscientes del esfuerzo que supone conseguirlo. De pequeño pensamos que todo es posible y el tiempo, junto con la realidad diaria, nos va mostrando que no es del todo así.

Cuando pregunté sobre este tema a alguien cuyas opiniones me encantan porque no las filtra, las dice tal como las piensa, me encontré que con facilidad era capaz de enumerar varias cosas que le hacían ilusión todos los días. De hecho, terminaba con una frase con la que no puedo estar más de acuerdo: “No creo que la vida se pueda vivir de otra forma“.

Afrontar un nuevo día sin nada que nos haga brillar los ojos cuando pensamos en ello, hablamos o imaginamos es algo que nunca debe de ocurrir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>