La delgada línea que separa la salud y la enfermedad en el deporte.

BINOMIO SALUD-ENFERMEDAD

Y con esto no me refiero a la transformación de una afición por el deporte en un Transtorno Obsesivo Compulsivo (TOC),de eso ya hablaremos en otro post, sino a algo que tiene más que ver con lo que le pasa a nuestro organismo cuando llegamos a ese estado de forma óptimo que nuestras capacidades nos permiten.

Hsickace aproximadamente un año,en esta época tan adecuada para “agarrar” un resfriado,catarro,gripe,etc., estaba entrenando mejor que nunca en mi vida (no era muy difícil,sólo llevaba un año haciéndolo y venía de más de 20 años con sobrepeso) cuando me levanté un día con malestar,cansancio,dolor de cabeza y de articulaciones
Ante esto,¿qué hice?…pues ir a sudar un rato entrenando que seguro que se me pasa.¡¡¡Craso Error!!! lo único que conseguí con ese y los días sucesivos de entrenamiento fue transformar un resfriado en una gripe de casi dos meses que estuvo a punto de convertirse en algo peor.

La homeostasis es un concepto que proviene del campo de la biología y hace referencia a la capacidad que tienen los seres vivos,a través de mecanismos de regulación, de mantener su organismo dentro de unos valores adecuados para desarrollar su actividad diaria. ¿Y que tiene que ver esto con el deporte y la enfermedad?, cuando sometemos a nuestro cuerpo a un esfuerzo cosombreadontinuo como puede ser una sesión de spinning, una salida por el monte con nuestra MTB o una jornada biceps y espalda en el gimnasio, provocamos una serie de desajustes que el cuerpo debe de compensar con sus sistemas de regulación. Como dichos sistemas no cuentan con “vidas infinitas”, si al hecho de tener que “reconstruirnos” después de un entrenamiento le añadimos el desgaste del resto de nuestras acitividades y un simple resfriado…tenemos los ingredientes para pasar de tener una salud de hierro a parecer y padecer una enfermedad en 24 horas.

Recuerdo cuando practicaba mi deporte favorito hasta hace 3 años (sillón-ball), oír decir en la “previa” de algún partido de fútbol o baloncesto a los comentaristas que tal o cual jugador no podía participar en el encuentro por molestias en el tobillo, un tirón mientras calentaba o tener unas décimas de fiebre…pensaba “chiquitos flojos. Ahora que ya no salgo a correr sino a entrenar y he participado en alguna prueba con la intención de seguir haciéndolo y mejorando, entiendo la importancia de no forzar y cuidarse de tomar a la ligera un resfriado.

Ten en cuenta que:”Soldado que huye sirve para otra batalla.” El sistema de defensas de nuestro organismo lucha todos los días para que recuperemos nuestro equilibrio lo mejor y antes posible ,no se lo pongamos más difícil.

*Fuente ilustración: Sportadictos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>