No transformes una preocupación en una obsesión.

dieta-copertina
Tener unos hábitos de vida saludables es algo que todos tendríamos que asumir con total naturalidad. Si pensamos un poco, llevar a cabo determinadas conductas que sabemos que a la larga nos perjudican no parece ser coherente con esa capacidad tan inherente a los seres humanos como es el intelecto.

Pero hoy de lo que queremos hablar es justo de lo contrario, de cuando transformamos una preocupación por mantenernos sanos, en una obsesión que si no somos capaces de controlar puede llegar a desembocar en una patología grave. En la búsqueda de la salud llegamos a encontrar la enfermedad, que ironía!!! .

En muchas ocasiones utilizamos algunos términos de nuestro lenguaje muy a la ligera. Es el caso de la palabra obsesión: dedicar 5 horas a la semana a clases de fitness, baile o tai-chi; hacer una dieta equilibrada preocupándonos por el tipo de alimentos que ingerimos; evitar las bebidas alcohólicas salvo en muy contadas ocasiones….NO es estar OBSESIONADO con el deporte, la nutrición o el 0% de alcohol. Una obsesión es:”una intrusión, en el pensamiento consciente, de una idea, de un sentimiento, una imagen, un comportamiento parásito que se impone…” según el Diccionario Akal de Psicología.
Todos sabemos que dedicar la mayor parte de nuestras energías físicas y mentales a una actividad no es sano. Relacionado con la obsesión por la salud y el deporte han aparecido nuevos términos que se nos han hecho cada vez más familiares e identifican a patologías asociadas a dichas obsesiones. Dos de estos términos son: VIGOREXIA y ORTOREXIA.

ef0c0c6c50daa16c24fa678d5a650ee5-La vigorexia es “una alteración de la salud caracterizada por una preocupación patológica de ser débil y no tener suficiente desarrollo muscular del cuerpo (aún teniéndolo), y que se manifiesta en la incapacidad de ver con exactitud el tamaño del propio cuerpo, con comportamientos obsesivos y negativos relacionados con las apariencias.” (J.I. Baile)
1526674_10151894205608227_453758673_n-La ortorexia “empieza como un inocente intento de comer más saludable, pero el ortoréxico se fija en la calidad y la pureza. El ortoréxico se vuelve más y más obsesivo por: qué y cuánto comer, y cómo hacer frente a los deslices. Cada día es un día más para comer bien. La autoestima se ve envuelta en la pureza de su dieta y con frecuencia se siente superior a otros…” (ortorexia.org)

Preocuparse por lo que comemos o por nuestro estado de forma física no es perjudicial, es más, debe de formar parte de nuestras vidas como otras muchas cosas. El problema surge cuando nuestras conductas y pensamientos giran alrededor de una misma cosa. Es algo que llega afectar incluso a aspectos tan fundamentales para un ser humano como las relaciones sociales. Este tipo de obsesiones provocan aislamiento social, las personas que las sufren se ven diferentes e incomprendidas por los demás. Por otro lado, desde fuera cuesta entender el abandono que estas personas hacen de otro tipo de actividades que resultan de interés.

Desde nuestra web siempre hablamos de las bondades del deporte y de unos buenos hábitos alimenticios, pero es conveniente no perder la perspectiva, ya que la línea que separa la preocupación de la obsesión en ocasiones es muy fina.

La virtud está en el término medio.”-Aristóteles-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>