Los colores del entorno influyen sobre nuestro estado de ánimo.

color-wheel01-300x251
Ayatima Afonso es una Arquitecta con amplios conocimientos de Interiorismo que nos acerca un tema que probablemente no solemos pararnos a analizar, y es cómo nos influyen anímicamente los colores que nos rodean . Son unas pequeñas pinceladas, nunca mejor dicho, pero que nos muestran como un color o incluso un tono del mismo puede afectarnos en cosas tan vitales para CONSEGUIRtuMETA como el descanso. Espero que resulte interesante…

A lo largo de los años se han realizado diferentes estudios sobre cómo sentimientos y colores se combinan y no de forma accidental, descubriéndose que no se debe a cuestiones de gusto, sino a experiencias enraizadas desde la infancia, tanto en nuestro lenguaje, como en nuestro pensamiento. El ser humano por norma general tiene colores preferidos, otros que le disgustan, algunos que le generan tanto impresiones como sentimientos encontrados.

Aquellos profesionales que trabajan con colores: modistos, diseñadores gráficos, artistas, terapeutas, arquitectos de interiores, lo hacen de manera individual pero son conscientes que el efecto resultante de su trabajo ha de ser global.
El número de sentimientos del ser humano es mucho mayor que el de colores, esto se traduce que un mismo color puede actuar de manera diferente en cada ocasión e individuo.
Básicamente los teóricos distinguen tres familias cromáticas, primarios, secundarios y mezclas subordinadas. La primera familia la componen: el rojo, amarillo y azul, la segunda: el verde, naranja y violeta y la tercera: el rosa, gris, y marrón.
Los colores no aparecen aislados, ya que se encuentran rodeados de otros colores, lo que se denomina acorde cromático, este término se debe a la asociación existente de aquellos colores más frecuentemente relacionados a un efecto particular. A continuación se enumeran una serie de colores y la asociación más frecuente generada por mujeres y hombres de edades comprendidas entre los 14 y los 95 años según un estudio llevado a cabo en Alemania, pero muy extrapolable al resto de los países occidentales:
Rojo: noble, inoportuno, erótico, desafiante.
Amarillo: radiante, hiriente, locura.
Azul: armonía, fidelidad, simpatía. El color más apreciado.
Verde: fertilidad, esperanza, venenoso.
Naranja: exotismo, diversión.
Violeta: magia, feminismo.
Rosa: delicado, escandaloso, cursi.
Gris: aburrimiento, crueldad.
Marrón: acogedor, anticuado, pereza. El color menos apreciado.

Colores como el blanco y el negro generan discusión al dudarse si son verdaderos colores, así como el plateado y el dorado, que suelen ignorarse al no ser considerados.
Cada color tiene su significado y su efecto lo determina el contexto en el que lo percibimos, ya que éste determina si el color es agradable o carente de gusto. Es por ello que un mismo color puede desencadenar sentimientos positivos o negativos si lo encontramos en una vestimenta, una habitación, en el arte o en los alimentos.
Así pues, para aquellos que deseen introducir los efectos de los colores en sus vidas, el aspecto psicológico es esencial, aunque no hay que olvidar que al final cada individuo decide qué colores pintarán su vida!!.
*Fuente consultada: “Psicología del color”-Eva Heller (edit. Gustavo Gili)

Ayatima Afonso
a3cubo@yahoo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>