Viviendo y Trabajando en el Extranjero

Esta entrada no es un escrito teórico de cómo te iría si decides vivir y trabajar en el extranjero. Yo lo he estado haciendo por 30 años, era en 1980 cuando salí de mi país de origen, Alemania, y en toda humildad, soy un experto. Pasé 7 meses en la India, viví 3 años en la Grecia, otros 3 en Inglaterra, y por los últimos 21 años he vivido en México. En los años por de medio viajé en el mundo.

No he trabajado con ninguna compañía multinacional que me envió a estos lugares. Lo he hecho sólo, a veces con dinero, a veces sin dinero, a veces acompañado, en la mayoría de las veces sólo.

Cuando empecé no tenía profesión. Fui un trabajador, pero estuve (y todavía lo soy) disciplinado. Por eso no tenía problemas en lo general de encontrar trabajo, en Grecia o en Inglaterra, en los sitios de construcción, por ejemplo, o en los campos de cosecha.

Al principio de los noventas empecé a desarrollarme como maestro de idiomas, ahora hablo 3 lenguas y soy un maestro ‘freelance’ exitoso.
Déjame decirte desde el principio que no era fácil; de hecho a veces anduve en la desesperación, encontrándome en un país extranjero, no tener la capacidad de comunicarme por falta de conocimiento del idioma local – y, para endulzarlo, “quebrado”.
Pero contemplando los últimos 30 años, no cambiaría mi vida para nada. Si estás de acuerdo que el ‘vivir plenamente’ implica riesgos, expansión de tus propios límites, y – claro que si – sufrimiento, continúa la lectura.
Si eres la persona a quien le gusta trabajar en equipo, y estás en una compañía expandiéndose y la cual necesita enviar alguna de su gente a sus subsidiarios en el extranjero - ¡hazlo! Hay muy poco por perder, y todo para ganar. Fuera de que eres el primer miembro del equipo para abrir la oficina, serás recibido por tus colegas. Te enseñaran de cómo moverte, que hacer y que no hacer en la cultura particular donde te enviaron. El departamento de recursos humanos se encargará de los asuntos con la inmigración, muy probablemente ya te tienen listo un lugar para vivir, y tus nuevos amigos te dicen a donde ir en tu tiempo libre, cuales lugares a visitar, cuales restaurantes a evitar.

El “jalón” para bajo en este escenario es que saliste de tu patria solo a medias. Vas a seguir celebrando los días festivos de tu país, y tu estilo de vida en lo general cambiaría poco.
No hay nada mal con eso. Me encontré con muchos ejecutivos quienes habían sido enviados desde su país, y estaban felices. La mayoría ni quisiera regresaban a sus países de origen, porque tenían lo mejor de los dos mundos – viviendo en una cultura extranjera mientras que disfrutaban todas los ventajas de un ejecutivo con una remuneración mucho mejor.

A la mejor eres maestra o maestro, estás contento con tu vida, pero sientes que realmente no la vives. A veces sientes que ‘estas vivido’, y el tiempo pasa. A la mejor los niños salieron de su casa, y necesitas este reto. No hay nada peor que estar viendo pasar tu vida diciendo ‘¿Eso es todo lo que hay?´
Hay mucha demanda para maestros en todo el mundo – búscalo en google, encuéntralo – ¡hazlo! Siempre puedes regresar…….

En un nivel personal, con respecto al crecer como humano y aprender, se me hace difícil imaginar que hubiera sido de mi si me hubiera quedado en Alemania. No sé de que se trata la vida, pero mientras que estoy aquí lo mínimo que puedo hacer es vivirla. Y eso implica buscar y encontrar mis limites, conocerme como realmente soy, no como una idea rara que tengo de mi mismo. Si te gusta el auto-conocimiento, si estás interesado en encontrar y desarrollar tu potencial, ¡hazlo!

Otro escenario es que o has perdido tu trabajo, o estas preocupado de perderlo. Si tienes ciertos ‘skills’ (habilidades), eres un especialista cuyo conocimiento tiene demanda digamos por ejemplo en la India, la idea de dejar tu país todavía no te llama la atención. Pero mi consejo sería igual - ¡hazlo! En la mayoría de las veces las cosas que nos gustan menos son precisamente aquellas que son mejor para nosotros., particularmente si se trata de algo que no hemos hecho antes. Si te atemoriza la idea de ir al extranjero, tus miedos están muy probablemente basados en los chismes de los demás. ¡Encuentra la verdad por ti mismo!

Este post es original de Georg Grey, si quieres leer más de él puedes acudir a la siguiente dirección Keeping Babel at Bay