Fisioterapia.Las lesiones del cartílago articular en la rodilla.

Hola a tod@s,en esta ocasión voy a hablaros de un conjunto de lesiones o molestias que, quien más y quien menos hemos tenido o tendremos alguna vez en la vida. La rodilla es una de las articulaciones más complejas y móviles del cuerpo humano,….

soporta enormes fuerzas de compresión e increíbles esfuerzos de torsión y de fricción entre sus elementos.
Su diseño ha sido concebido para este fin, y por tanto tiene unos elementos de sujeción y de protección que nos permiten realizar actividades que destruirían cualquier máquina ideada por el hombre en cuestión de semanas.
La rodilla, además de los elementos óseos que la componen, tiene elementos de sujeción pasiva como son los ligamentos cruzados y laterales, y elementos de sujeción activa como son todos los músculos que la rodean, y que además de movilidad, son un método de protección dinámica. Incluso, tiene elementos característicos diseñados específicamente para permitir la movilidad sin daño como son los meniscos, unos discos de fibrocartílago que se interponen entre tibia y fémur para constituir un añadido más de estabilidad y movilidad.
Fisio1
Pero, en ocasiones el gran olvidado componente de toda articulación y que, sin embargo, es el responsable sufridor de la mayor parte de lesiones degenerativas o por sobreuso articular, es el CARTÍLAGO ARTICULAR que es un tejido que recubre los extremos óseos que están en contacto entre sí en nuestras articulaciones. Está constituido principalmente por colágeno, cierto tipo de proteínas y elementos minerales, que permite disminuir la fricción y el desgaste de esas superficies articulares en contacto.

Hasta aquí todo sencillo, pero lo que pocas veces se explica con claridad, es que el cartílago, como tejido vivo que es, tiene unas condiciones ideales de vida y otras que no lo son.
Me explico, el cartílago articular no recibe aporte sanguíneo ni linfático, por lo que su nutrición depende del propio líquido que baña la articulación, si este líquido le aporta los nutrientes que necesita, seguirá en condiciones óptimas, y si no, se degenerará irremediablemente. De ahí, la importancia de que ese líquido sinovial tenga la composición y proporciones de elementos necesarias para la vida del cartílago articular. Si a eso le sumamos el aspecto mecánico, es decir, el conjunto de esfuerzos y solicitaciones por fricción, compresión y torsión a los que es sometido el cartílago durante la vida diaria y el deporte, entonces tenemos todo el conjunto de posibles causas de patología del mismo.

Por lo tanto, y resumiendo, la salud articular depende de dos pilares básicos: la NUTRICIÓN (que permite al cartílago disponer de lo necesario para su vida saludable) y la correcta MOVILIDAD (actividad bien realizada y en las condiciones idóneas para cada caso y persona). Por el contrario, todas aquellas circunstancias que alteren este equilibrio, conducirán irremediablemente a la patología articular. La mala alimentación, el sobrepeso, la falta de actividad física, o la incorrecta realización de la misma son, por tanto, los factores ideales si queremos sufrir en el futuro.

En concreto, en la rodilla, la sintomatología más típica del inicio de la patología articular por degeneración del cartílago, se presenta a nivel del cartílago posterior de la rótula (el que recubre la cara de la rótula que está en contacto con el fémur en su deslizamiento durante los movimientos de la rodilla). Generalmente se presenta con dolor cuando mantenemos una posición de flexión de rodillas prolongada en el tiempo (cuclillas p.ej. ), subimos o bajamos cuestas y escaleras, o, simplemente cuando iniciamos cualquier actividad después de una pausa prolongada. Generalmente se puede acompañar de sensación y sonidos de fricción en la rótula (chasquidos y sensación de arenilla rozando entre dos superficies). En casos agFisio2udos aparece inflamación visible. Todos estos síntomas indican la presencia de un grupo de patologías que se denomina de forma genérica como CONDROPATÍA O CONDROMALACIA ROTULIANA.

Siguiendo todo lo escrito anteriormente, para encontrar una solución eficaz y duradera a esta situación, hay que actuar sobre los dos pilares que hemos nombrado con anterioridad. A nivel nutricional, habrá que insistir sobre la correcta hidratación y sobre mejorar la ingesta de alimentos ricos en colágeno y proteínas de buena calidad (recurriendo a complementos nutricionales indicados por un profesional si fuera necesario), y a nivel mecánico, el fisioterapeuta es el profesional indicado para realizar una valoración de lo que está sucediendo en cada caso, y de diseñar las pautas de ejercicio necesarias para que cada persona corrija los factores que han predispuesto a la aparición de la patología.

De forma genérica, tendremos que insistir en la recuperación del tono muscular del cuádriceps (especial incidencia en el vasto interno) y en el equilibrio tensional y de fuerza entre los músculos anteriores y posteriores de la pierna (posibles acortamientos de isquiotibiales). Para ello, existen una serie de ejercicios de fortalecimiento y flexibilización muy sencillos y efectivos, que todos podemos realizar en casa de una forma muy sencilla y segura.
Ese será el objetivo de nuestro próximo encuentro, explicar esas pautas que nos permitirán prevenir y solucionar estas patologías tan habituales y molestas.

Hasta la próxima!

Alejandro López Ferraz
Colegiado nº 761
Fisioterapeuta experto en Terapia Manual y Deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>